jueves, 19 de enero de 2012

¡ INTERESANTE !

Los Sensores de Dolor Activados Por las Bebidas Carbonatadas.


Un nuevo estudio demuestra que las bebidas carbonatadas (con gas) activan los mismos sensores del dolor que la mostaza y el rábano picante.
Quizás usted no crea que la efervescencia del refresco que a veces toma sea tan picante, pero su cuerpo sí. El dióxido de carbono presente en las bebidas gaseosas pone en marcha los mismos sensores del dolor en la cavidad nasal que la mostaza y el rábano picante, aunque con menor intensidad, según esta nueva investigación.

La carbonatación provoca dos sensaciones distintas. Hace las cosas ácidas y también las hace ardientes. Todos hemos sentido esa sensación de hormigueo intenso o incluso de ardor en la garganta cuando tragamos con demasiada rapidez un refresco con gas.
Esa sensación de ardor proviene de un sistema de nervios que responden a las sensaciones de dolor, de presión cutánea y de temperatura en la nariz y la boca.

 Hasta ahora, no se sabía qué células y qué moléculas dentro de esas células son responsables de la leve sensación de dolor que experimentamos cuando tomamos un refresco con gas.
Mediante experimentos con una solución carbonatada que se hacía fluir hacia una placa con células de los circuitos sensoriales de la nariz y la boca, el equipo de la neurobióloga Emily Liman, de la Universidad del Sur de California, descubrió que el gas activa sólo un tipo particular de célula.

Las células que respondieron al CO2 fueron las mismas células que detectan, entre otras cosas, la mostaza.
Estas células expresan un gen conocido como TRPA1 y sirven como sensores del dolor en general.
Los ratones que carecían del gen TRPA1 mostraban una respuesta muy escasa ante el dióxido de carbono, mientras que la incorporació
n del código genético del TRPA1 a las células insensibles al CO2 las hacía reaccionar ante el gas.